El peso de una promesa

La historia inconclusa me ha dejado sedienta, una sed de palabras, un vacío reservado en mi, intento llenarlo, bebo cada noche un libro entero, busco en las películas y poemas de otra época la huella de nuestro encuentro entre la espiral cíclica que nos envuelve pues el destino ya fue antes preparado para nosotros.

La espera paciente del pago prometido. Yo, con tan solo unas miles de encarnaciones más, espero el final de mi historia.¿Cual es el peso de tu palabra?  me pregunto cada noche mientras cae la pesadumbre sobre mi cuerpo, girar las páginas me es imposible, con mi último aliento digo “el cumplirá” para caer rendida en este sueño que no distingo de la realidad. Un sueño donde no regresas, un sueño donde se acaban las mil vidas y el final no llega.

"Un gesto por una historia"…

Ahora tengo 5 historias y una por vivirse; 1- El primer día que hablamos, 2- Sobre como nos seguimos hablando, 3- Mi error de enamorarme, 4- Mi odio a ti, 5- Una promesa y 6- La espera eterna a que la cumplas.

No espero un final por obtener una conclusión, suelo odiar los finales, tú historia conlleva un final que solo puede ser el inicio de algo mas grande, tal vez, de otras mil vidas.

Podrías llamarme loca, pero no de amor, jamás de amor. Loca de deseo, algo hubo de eso, loca por un final, será. Esa locura que carcome, que la ignoras un tiempo y cuando vuelve se lleva tu brazo, escribir me ha tomado 3 semanas sin él. Loca adicta, en rehabilitación, tal vez … curada…. NO, curada aún no. Loca al principio, por que “al final” aún no llega. O tal vez no este loca si no condenada, ilusa al creer en ti sin saber ¿Cual es el peso de tu palabra?….

Mareas [IV]

Por que extrañar no le queda a mi piel;
delego la tarea en confiar que 
el destino te traerá a mí
entre la noche, en la mas solitaria de todas;

Confío en que hallaras el camino
a mis brazos entre las nubes;

Te guiara la marea de mi anhelo
y a luz de luna se revelara
entre sabanas blancas
los labios partidos
gritando tu nombre en silencio
esperando sobre ellos tus besos .

A matter of expertise

One thing is for sure,
you can’t unmake the past but
you can stop perpetuating it
by doing things differently.

They call this “letting it go”,
I call it “send it away for a time”
¿how much?… Well,
I guess I will eventually know,
maybe I could “let this go”,
the problem is,
the heart things,…
they tend to get buried really deep and
the only way to “let it go” is
to lock it away from others
until the heart gets the expertise
necessary to confront it.

03/05/14

Me convertí en la marea que eclipsa bajo su tacto… la espuma que lo sigue y se eleva, se desprende y después de la agitación se reincorpora a la arena, asentando todo deseo, fundiéndose entre los gránulos de su areola tan solo para volver a elevarse, caer en un profundo vaivén de caderas, un oleaje infinito.

Ochos sobre la nuca que me desprenden los suspiros, humedecen mi entrepierna, ocho veces ocho y baja por la espalda un escalofrío que recorre desde mi boca hasta los labios.

Siempre me pareció extraño que pocas mujeres pusieran atención a las areolas del hombre, son estas las zonas que más me produce placer tocar, las zonas inexploradas. Me excita la idea de guiar la excursión por nuevas sensaciones, encontrar senderos con la punta del índice, con mi lengua, dar un roce a su pecho con el mío, saborear la gota de sudor helado que resbala por su nuca.

-E. Casas

01/05/2014

[…]

Y ahí estaba yo, tan tonta e ilusa, me invadió un repentino sentimiento de culpa mientras veía sus fotografías, sabia que invadía su privacidad, podía sentir como me adentraba en partes de él que por alguna razón no me habían sido presentadas y a pesar de eso, no podía detenerme, todo aquello, por demás perturbador, me gustaba.

Me di cuenta que mi enamoramiento ya no tenía remedio, había conocido  su “lado malo” y aun así le encontraba atractivo, le deseaba y lo que es peor… creo, que para esa instancia, con todas las cartas sobre la mesa, le quería. 

-E. Casas

Ella es bonita

Deseo es una cuestión de feos, de aquellos que no nacimos con la divina belleza de los dioses; “los imperfectos” somos los mejores amantes, estamos conscientes de nuestros cuerpos, nuestras narices aguileñas y labios regordetes, durante nuestros primeros años aprendimos a hacer caras, controlar los músculos de nuestro cuerpo para causar las reacciones deseadas, logramos usar esos rasgos únicos para crear una definición propia de belleza, una zona de confort donde la belleza es  sinónimo de control, conciencia y auto-conocimiento.

Los mejores amantes no son hermafrodita u Odín,… son personas ordinarias que aceptan sus cuerpos a pesar de sus evidentes imperfecciones, convirtiéndolas en la razón de su esencia, en el indicador de una manera personalísima de amar.

Puedes tener esa novia tallada en marfil  de mano del escultor más talentoso pero jamás podrá satisfacerte pues la vanidad ciega, ella se sabe hermosa y no necesita complacer a nadie, el mundo está para complacerla, somos moscas embebecidas por tan bello cuerpo. 

-E. Casas

[De las preguntas que nunca quise contestar y aun así lo hice]

Una casita para los dos

Tal vez por que mi familia está rota, tal vez por que algo dentro de mi está roto, tal vez,y solo tal vez, por esto y otras tantas cosas intento hacer un hogar contigo, construyo nuevas puertas donde encuadre tu mentalidad, pinto cuadros para alegrarte y horneo nuevos postres según tu agrado.

Pero no puedo repararlo todo, no puedo construir una casa hecha de puertas y no puedo derrumbar lo que ya construí. Estas son las lecciones que tanto me cuesta aprender, por que alguna vez tuve la casita perfecta, una puerta y dos ventanas me eran suficiente.

Media noche

Escribo la mejor poesía de media noche.

Tocando tu recuerdo, a solas y con tu aroma perdido entre los pliegues de mi abrigo, me urge decirte mi nombre pero la magia está maldita, esta poesía está maldita, las noches en celo me tienen maldita.

Este deseo me tiene atrapada en complicada situación; escribo para alejarme del dolor y cada que te escribo te me clavas más, cada vez más profundo. Me perforas con ávida lengua,robas cada aliento dejando como evidencia la húmeda superficie de mi piel.

Si lograra escapar seguria escuchando tus versos una y otra vez, las promesas rotas, las ilusiones, todo y nada de esto me alimenta. Haces que mi mano emprenda vuelo a media noche, con el deseo a punto de estallar; te escribe besos, caricias y lagrimas, te cuenta la melancolia de no tenerte, de nunca haberte tenido, te habla en silencio desde un rincón de la recamara bajo una clara luz de vela.

Te pide una noche, te pide un beso, te pide todo y nada, se sabe maldita y no firma, te envia cartas esperando que respondas, esta mano loca nos domina, su deseo de encontrarse con tus dedos a hecho que todo el cuerpo desee estar entre ellos, nos entregariamos sin pensarlo.

A veces caminamos por la playa, nos lavamos los pies en el agua helada, y volvemos con las plantas cubiertas en lodo, esa cálida arena intentando proteger a tan joven cuerpo de sus locuras de media noche, hay quien me lleva abrigo, no saben que el único frío que siento es el que llevo dentro,  aquel causado por no poderte encontrar.

Un alma maldita, dueña de una mano impulsiva bajo el don de la poesía, espero el día en que decidas convertirte en mi interminable poema. A partir de ese día te amaría con la locura impulsiva de la misma pluma maldita a medianoche.

A una vasija vacía

Pero la arcilla, sin importar cuan fría viene del calor de la tierra. Besa la arena, besa la primavera y si se quiebra… las lagrimas unirán las ranuras del alma.

No temas del polvo que te compone si no de los vientos que se los llevan. No huyas de la lluvia sino de las tormentas de arena.
No recites poesía a una vasija vacía, el eco de tus palabras volverá a tí con estrépito silencio.

No se puede amar a una vasija vacía.