Tú, que vienes a mi como un torbellino de ideas y palabras. Yo que te atrapo entre una oleada de emociones y gestos, para ser ambos, los que nos perdemos entre el horizonte formando una tormenta de sueños y metas, de caricias y besos, de memorias y olvido.
E. Casas